miércoles, 8 de junio de 2016

"Otro modo de ver el cine": QUE FUE DE JORGE SANZ: 5 AÑOS DESPUÉS (David Trueba, 2016)

El Club del Cine presenta:


*¿Qué fue de Jorge Sanz: 5 años después (David Trueba, 2016) Int. Jorge Sanz, Eduardo Antuña, Elena Furiase, Antonio Resines, Pedro Ruiz, Gonzalo Suárez.

17 de junio de 2016, 17.30 horas en el Colegio La Salle – Gran Vía (c/Santa Teresa de Jesús, 23. Zaragoza). Entrada libre.   Contaremos con la presencia de Jorge Sanz. 


la idea es emitir un capítulo cada cierto tiempo hasta que veamos a Jorge Sanz en una residencia de ancianos. Me hacía mucha ilusión volver a abrir esta caja de sorpresas. Vamos a intentar innovar sobre una buena base”
David Trueba


Sinopsis: En la nueva entrega, titulaQué fue de Jorge Sanz?' (5 años
En la nueva entrega, titulada ¿Qué fue de Jorge Sanz?(5 años después),  el actor vuelve a estar acompañado de su representante en la ficción, Amadeo (Eduardo Antuña), y estará acompañado de Elena Furiase, Lolita, Willy Toledo, Pablo Carbonell, Pedro Ruiz, Gonzalo Suárez y Antonio Resines. 



Si existe algo mejor que reírse es hacerlo en compañía. En la vida y en el cine. En el segundo pasaba hace un millón de años que en salas llenas de espectadores aquello que ocurría en la pantalla o lo que decían los personajes que se movían por ella conseguían la carcajada generalizada del público, cada uno de su padre y de su madre, con distintas sensibilidades y sentido del humor variado, pero cómplices en la gracia que les provocaban esas comedias y la comicidad muda o parlante. (...)
(…) Sanz demuestra tanta valentía como desgarro para reírse de sí mismo. Y David Trueba consigue que nos riamos todos. La calidad no es siempre cuestión de grandes presupuestos.
Carlos Boyero


***ENTREVISTA con DAVID TRUEBA
El Club del Cine – La Salle: ¿Cómo surge este episodio, y cómo surge un episodio "largometraje2? ¿Por qué cambia el formato?

David Trueba: Mi idea al acabar la temporada fue ir haciendo de tanto en tanto algún episodio, mientras nos siguiera apeteciendo la idea. La duración vino dada por la historia, pero puede cambiar en el futuro, depende de cada episodio, de cómo se desarrolle. si algo quería tener es la posibilidad de huir del formato de las series, tan basado en una fórmula siempre repetitiva.
ECDC: A propósito de esto, de las difusas líneas que separan hoy en día el Cine del Audiovisual que nos invade en todo tipo de pequeñas y grandes pantallas, ¿crees que este episodio es cine? ¿Lo distingues del resto de tus películas?
... Te pregunto esto porque para mí lo es, incluso diría que es de tus mejores "comedias", y da la impresión de que existe una lucha entre tu cine de ficción y otro cine, otro David Trueba.  ¿Es así?

DT: Sí, claro, para mí no es una película, es solo un episodio más de la serie, pero eso no significa que lo haga con menos amor o dedicación. Para mí todo es igual, como es lo mismo un artículo que una novela. El problema es cómo lo percibe el mercado o la gente, pero en mi caso se trata de la misma intensidad de trabajo. En cine no he rodado, como director, ninguna comedia pura, así que no puedo compararlo con este episodio de Jorge, pero me encanta cuando se proyecta en una sala y la gente sufre y se lo pasa bien.
ECDC: ¿Qué sentido tienen los formatos hoy en día?  ¿Que es para ti el cine hoy en día? ¿Ha cambiado, de algún modo, tu perspectiva, frente al debutante que filmó La buena vida? ¿Vives el cine de otra manera?

DT: El cine español se ha complicado mucho desde mi primera película. En los años 90, cuando debuté, el peso decisorio de las televisiones no era tan grande, los productores de cine podían arrancar un proyecto por sí mismos y los directores estaban valorados porque el cine de autor se veía en salas y funcionaba mejor. Yo te diría que hacer una película como aquella ahora tendría que reducirse a un proyecto más barato y menos ambicioso y seguramente ni habría llegado a estrenarse en salas comerciales. Es el problema de que ahora manden los ejecutivos de las televisiones sobre el cine y la distribución haya quedado tan en manos de unos pocos.
ECDC: Nuestro ciclo "Otro modo de ver el cine" en La Salle intenta crear una pequeña respuesta al cine de consumo que nos tiene tan invadidos, intentando recuperar por un rato el cine como arte, como lugar de encuentro y pensamiento.  ¿Crees que existe ese "otro modo de ver el cine"? ¿Qué sería para ti? ¿Qué te gustaría que fuera?

DT: Yo no distingo entre un cine y otro, solo quiero disfrutar de buenas películas, me da igual quién las haga y cómo. El problema de hoy es un problema de estructura comercial, la supuesta libertad ha significado una reducción de la libertad. Deberíamos reflexionar sobre eso y no tanto sobre cine artístico o cine comercial. Mis directores favoritos, a los que aspiro a imitar eran artistas, pero también entretenían y hacían disfrutar a los espectadores. Nombremos a unos pocos: Jean Renoir, John Ford, Rohmer, Woody Allen, Kurosawa o Monicelli.

ECDC: ¿Qué parte del episodio proviene de lo real y que parte de tu imaginación?
DT: La mayor parte proviene de una anécdota real que le sucedió a Jorge con Elena Furiase, pero luego la serie es un destilado de lo real pasado por mi filtro.

ECDC: ¿Crees que existe espacio para nuevas formas de hacer y de exhibir cine?  Son posibles nuevas salas, nuevos modos? ¿Es factible hoy en día, todavía, la idea de un club de cine, personas que ven juntas las películas, en la oscuridad, en lugar de invididualmente?

DT: No es que sean posibles, es que son imprescindibles para la supervivencia del cine. La revolución de los próximos diez años en el cine es cómo verlo, cómo acceder a canales alternativos de proyección y consumo. Cuando veo la oferta de las plataformas televisivas que dicen ofrecer todo el cine, ya sean Movistar, Ono, Netflix, Amazon o cualquier otra, me produce vergüenza ajena. No solo no tienen todo el cine, sino que tienen muy poco, muy previsible y ya fácilmente consumible de otros modos. Faltan programadores con riesgo y atrevimiento, canales alternativos y salas que no se mantengan por la venta de palomitas y cine para adolescentes y familias en centros comerciales, sino para espectadores individuales, pensantes y exigentes.

1 comentario: